El turismo responsable en América Latina todavía es muy incipiente, pero tiene mucho potencial de crecimiento. La demanda es mayoritariamente de turistas estadounidenses y europeos. El gran desafío es atraer a turistas de la región.